VELAS DORADAS

 

Las velas doradas ayudan a satisfacer prácticamente todos sus deseos. Atraen la salud, el dinero y el amor. El color dorado alimenta las aspiraciones relacionadas con diversas empresas y pueden llegar a producir golpes sorprendentes de suerte con herencias y legados.
Al encender las velas doradas, usted también protege su organismo de las enfermedades relacionadas con el cerebro y el sistema nervioso. Las velas doradas se usan en ritos que desean invocar las fuerzas del cosmos y en particular las fuerzas del Sol.
Su uso facilita el ahorro y las inversiones. Aunque se las ha utilizado como símbolo de poder material, también están relacionadas con cualidades espirituales como el conocimiento de lo absoluto.
Para acompañar las velas doradas es ideal la flor amarilla. La hora más conveniente para encenderlas es el mediodía. Su metal es, evidentemente, el oro. Su número es el cuatro. El incienso utilizado con ellas debe ser de rosas. La piedra que le corresponde es el ámbar, y su planeta, Júpiter.

 

VOLVER